Croquetas de pollo y espinacas

De la celebración del cumpleaños del pinche nos sobró un pollo a l’ast entero (si es que somos unos exagerados) así que para “engañar al cuerpo” como si no estuviéramos comiendo pollo día sí y día no, y gastar un paquete de espinacas que se nos iba a pasar en la nevera (¡eso nunca!), decidimos tunear una receta de croquetas con pollo y espinacas, basándonos en la receta básica de croqueta de pollo de mi suegra (que es insuperable de bien que le sale). Las croquetas de pollo son de mi suegra, y las de patata y pescado (merluza) de mi madre. Al César lo que es del César 😉

Y esto es lo que ha salido 🙂

Croquetas de pollo y espinacas

Ingredientes:

  • 2 pechugas de pollo cocidas y picadas finamente (o deshechas)
  • 1 cebolla grande
  • 200 gr de espinacas frescas cortadas finamente
  • Parmesano rallado (a gusto)
  • Una pizca de nuez moscada
  • 6 cucharadas de harina
  • 1/2 l leche
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal y pimienta
  • Pan rallado
  • 1 huevo

Preparación:

Pelamos la cebolla, y la picamos junto con las espinacas.
A continuación, calentamos el aceite en una cazuela, y rehogamos la cebolla durante tres minutos.  Añadimos las espinacas picadas, y las cocemos hasta que veamos que están tiernas. En ese momento, añadimos las seis cucharadas de harina, y la doramos ligeramente, sin que se nos queme, removiendo constantemente con las varillas. Lo siguiente que haremos será añadir la leche, removerlo todo bien, y cocerlo durante unos minutos (removemos hasta que la pasta se despega de las paredes de la cazuela).

Tras esos minutos de cocción, añadimos las pechugas de pollo picadas, la sal y pimienta, la nuez moscada y el parmesano, lo mezclamos todo bien, y lo dejamos enfriar en la nevera, durante una hora mínimo. Lo ideal sería prepararlas el día anterior (qué risa me da esto, en nuestra casa una hora y gracias). También podemos añadir algún fruto seco (nueces, avellanas) picadito.

Una vez transcurrido ese tiempo, retiramos la bechamel de la nevera, y formamos las croquetas, pasándolas primero por huevo batido, y a continuación por el pan rallado. Cuando ya tenemos todas las croquetas hechas, las vamos friendo por tandas en una sartén con abundante aceite caliente, y a medida que se nos vayan haciendo las retiramos, dejándolas escurrir sobre papel de cocina.

Bon appetit!

Receta 1: Sopa de zanahoria con tahini

Aunque parece que vaya tarde, no es así (noooo). Es decir, sí que voy tarde en postear, pero no en cocinar, que al fin y al cabo es lo importante.

La primera receta del reto es una sopa vegetariana, la mar de rica, y muy buena para superar los excesos de las Navidades. La receta es adaptada de smitten kitchen.

DSC03497

Los garbanzos están escondidos, pero eso casi es mejor, como una deliciosa sorpresa 😉

La receta cunde mucho, pero la sopa al día siguiente también está buenísima. No he probado a congelarla todavía, tal vez la próxima vez.

Sopa de zanahoria con tahini y garbanzos

Sigue leyendo