Croquetas de pollo y espinacas

De la celebración del cumpleaños del pinche nos sobró un pollo a l’ast entero (si es que somos unos exagerados) así que para “engañar al cuerpo” como si no estuviéramos comiendo pollo día sí y día no, y gastar un paquete de espinacas que se nos iba a pasar en la nevera (¡eso nunca!), decidimos tunear una receta de croquetas con pollo y espinacas, basándonos en la receta básica de croqueta de pollo de mi suegra (que es insuperable de bien que le sale). Las croquetas de pollo son de mi suegra, y las de patata y pescado (merluza) de mi madre. Al César lo que es del César 😉

Y esto es lo que ha salido 🙂

Croquetas de pollo y espinacas

Ingredientes:

  • 2 pechugas de pollo cocidas y picadas finamente (o deshechas)
  • 1 cebolla grande
  • 200 gr de espinacas frescas cortadas finamente
  • Parmesano rallado (a gusto)
  • Una pizca de nuez moscada
  • 6 cucharadas de harina
  • 1/2 l leche
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal y pimienta
  • Pan rallado
  • 1 huevo

Preparación:

Pelamos la cebolla, y la picamos junto con las espinacas.
A continuación, calentamos el aceite en una cazuela, y rehogamos la cebolla durante tres minutos.  Añadimos las espinacas picadas, y las cocemos hasta que veamos que están tiernas. En ese momento, añadimos las seis cucharadas de harina, y la doramos ligeramente, sin que se nos queme, removiendo constantemente con las varillas. Lo siguiente que haremos será añadir la leche, removerlo todo bien, y cocerlo durante unos minutos (removemos hasta que la pasta se despega de las paredes de la cazuela).

Tras esos minutos de cocción, añadimos las pechugas de pollo picadas, la sal y pimienta, la nuez moscada y el parmesano, lo mezclamos todo bien, y lo dejamos enfriar en la nevera, durante una hora mínimo. Lo ideal sería prepararlas el día anterior (qué risa me da esto, en nuestra casa una hora y gracias). También podemos añadir algún fruto seco (nueces, avellanas) picadito.

Una vez transcurrido ese tiempo, retiramos la bechamel de la nevera, y formamos las croquetas, pasándolas primero por huevo batido, y a continuación por el pan rallado. Cuando ya tenemos todas las croquetas hechas, las vamos friendo por tandas en una sartén con abundante aceite caliente, y a medida que se nos vayan haciendo las retiramos, dejándolas escurrir sobre papel de cocina.

Bon appetit!

Ensalada de quinoa y queso feta

Bueno, como no todo puede ser complicado en esta vida, una receta muy fácil y muy sana. La quinoa, aunque sea de textura parecida a un cereal, realmente es pariente de las espinacas. Eso quiere decir que en lugar de hidratos de carbono, lo que aporta son proteínas, por lo que no será necesario añadir proteínas de origen animal a la ensalada para tener un alimento completo. Aún así, en esta casa NO somos vegetarianos (aunque simpatizamos con ellos, nos gusta demasiado el jamón) y SÍ somos golosetes. De ahí lo de meter queso, porqueeeee, los lácteos también son importantes ¿no? (ahora es cuando el pinche me recuerda mi colesterol alto…)

Podéis encontrar quinoa en cualquier herboristería, y probablemente también en la sección de agricultura ecológica de algunos supermercados. Creedme, si yo he podido encontrar quinoa donde vivo, vosotros también podéis.

???????????????????????????????

Ensalada de quinoa y queso feta

Ingredientes (2 p)

  • 2 vasitos de quinoa
  • Lechugas variadas (yo uso siempre rúcula y canónigos).
  • Tomates cherry
  • Queso feta
  • 1 aguacate
  • Aceitunas
  • Aceite, sal, pimienta y orégano. Porque las especias son tus amigas.

Preparación

Cocer la quinoa. Depende de la variedad, pero en general las medidas son como para el arroz: 2 de agua por cada medida de quinoa. OJO: la quinoa hay que lavarla antes de cocinarla, porque la piel contiene un componente tóxico si se ingiere. Para eso, pon la quinoa que vayas a usar en un colador grande, y pégale un meneo debajo del grifo, intentando que esté toda bien enjuagada usando los dedos. Luego escúrrela bien, y ya la puedes echar a cocinar en un cazo o cacerola pequeña. Hay que dejarla cocer hasta que se evapore toda el agua.

Mientras se cuece la quinoa, prepara el resto de ingredientes. Mézclalos todos en un cuenco y aliña al gusto. Si, como yo, tienes colesterol altito, hay que cuidarse: la ensalada ya lleva aguacate, que es muy graso (contiene tanto grasas saturadas como insaturadas, así que en general es bueno, aunque graso), por lo que no hay que añadirle más grasa de la necesaria. Todo esto para decir: moderación con el aceite. Compraros un frasco de estos de spray para aliñar. Y si sois listos, compraréis uno que funcione, no como yo, que siempre acabo desenroscando la tapa y echándolo como siempre 🙂

Bon appetit!

Dorada a la cerveza

He sacado esta receta del libro 22 minutos, del programa del canal Cocina del mismo nombre.

Con eso de que ahora es tiempo de Cuaresma, estamos aprovechando para hacer más recetas de pescado, ya que tanto al pinche como a mí nos cuesta comerlo más de dos veces a la semana. Por eso hay que buscar recetas apetitosas, como las hamburguesas, o esta doradita buenísima.

Hoy foto con el móvil, tendré que volverme a poner Instagram, así por lo menos todas parecen con arte:

dorada

Dorada a la cerveza

Ingredientes (2p)

  • 2 lomos de dorada, limpios sin piel ni espinas
  • 2 patatas pequeñas
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 vaso de cerveza (1/2 lata, si vives en mi casa. La otra media te la bebes)
  • Sal, pimienta
  • Harina
  • Pimentón dulce

Preparación

Pelar la cebolla, cortar en juliana. Pelar las patatas y cortar en láminas finas.

Poner un poco de aceite en una sartén mediana/grande, y saltear la cebolla y las patatas unos minutos, hasta que las patatas empiecen a estar tiernas.

Salpimentar, y añadir la cerveza. Dejar burbujeando a fuego medio, hasta que reduzca el caldo.

Entretanto, rebozar los lomos de dorada con una mezcla de harina y pimentón. Hacer en otra sartén con un poco de aceite, hasta que esté dorados por ambos lados.

Sacar la dorada de la sartén y echar en las patatas, para que se acabe de hacer con el caldo de la cerveza. Añadir un poco de perejil.

Bon Appetit!

Hamburguesas de pescado

La receta de hoy es muy fácil, pero estaba tan buena que tenía que compartirla. Es una adaptación de una receta de la página web de un supermercado, al que no quiero hacer publicidad gratuita, al menos de momento.

Hamburguesas de pescado

Ingredientes (2 p)

  • 300 gr merluza, deshecha y sin espinas
  • 1 huevo mediano
  • 30 gr pan rallado
  • 1 puerro
  • Nuez moscada, sal y pimienta

Preparación

Cortar el puerro en juliana pequeña, y saltear con un poco de aceite de oliva en una sartén. Hacerlo a fuego bajo para que se haga blandito.

En un bol, batir el huevo e incorporar la merluza, mezclando bien. Salpimentar, y añadir un poquito de nuez moscada. Una vez esté todo bien incorporado, añadir el puerro, e ir añadiendo el pan rallado hasta que la masa tenga una buena textura para formar unas bolas (que serán nuestras hamburguesas). No hagáis las hamburguesas demasiado gordas, o no se harán bien por dentro. La idea es que sea prácticamente vuelta y vuelta en la sartén.

Calentar unas gotas de aceite en la sartén, e incorporar las hamburguesas. Dejar un minuto para que se hagan un poco, darles la vuelta y hacerlas por las dos partes.

¡Comer inmediatamente!
Como no teníamos bollos de hamburguesa, hicimos una deliciosa berenjena que nos había sobrado de otra receta en tempura para acompañar. Creo que nos cargamos un poco lo sana que es esta hamburguesa con la tempura, jajaja.
Con un poco de salsa de soja ¡deliciosa!

Hoy no hay foto porque nos comimos la hamburguesa tan rápido que no fue posible 😉

Bon appetit!

Salsa de chili dulce y picante

Esta receta no entra dentro del reto (sería un poco de trampa) ya que acompaña a las brochetas de gambas. Cuando la hice añadí tabasco (locaaaaa) y en la receta original también le ponían cayena triturada. Menos mal que fui prudente, porque PICA MUCHO jajajajajaja. Menos mal que a mi pinche le gusta el picante 🙂 La receta ya la he adaptado a nuestro gusto, que es más europeo.

Está divertida, fue la primera vez que añadía maicena a una salsa y veía su magia. Ahora ya sé cómo se debería hacer la salsa agridulce del chino (si no fuera porque la compran toda en cantidades industriales claro). Esta salsa aguanta varias semanas en la nevera, siempre que esté en un tarro o tupper.

Sigue leyendo

Albóndigas al curry

Esta receta, que ya está entre mis favoritas del menú semanal, la he sacado del fantástico libro 22 minutos, del canal Cocina. A ver, yo todavía no he conseguido hacerlo todo en 22 minutos, pero oye, con hacerlo en 40 sigue valiéndome, y ya iré mejorando mi técnica.

Está rebueno con arroz para acompañar, y con cuscús especiado ya ni te cuento como debe estar (nota mental para el próximo día que la haga).

Sigue leyendo